Derechos de las·os campesinas·os

Hoy hay aproximadamente 1200 millones campesinas·os en el mundo que, junto a sus familias, representan un tercio de la humanidad. En términos absolutos ¡nunca ha habido tantos campesinas·os en el mundo!

Las·os campesinas·os son cruciales para la soberanía alimentaria y la realización del derecho a la alimentación, en particular en los países del Sur donde proporcionan hasta el 80% de los alimentos consumidos a nivel local. Juegan también un papel clave en la lucha contra el cambio climatico y la conservación de la biodiversidad y de las semillas.

Pero las·os campesinas·os y las otras personas que trabajan en las zonas rurales son uno de los grupos más vulnerables y discriminados. Son víctimas de múltiples violaciones de sus derechos humanos y sufren de manera desproporcionada del hambre y de la pobreza. 80% de las personas que sufren de extrema pobreza y  de hambre en el mundo viven y trabajan en las zonas rurales.

El CETIM trabaja desde muchos años a favor de los derechos de las·os campesinas·os. Ofrece su apoyo a organizaciones representando campesinas·os y otros trabajadores rurales en países del Sur para el acceso a los mecanismos de protección de los derechos humanos de la ONU. Y está fuertemente involucrado a sus lados en la campaña a favor de una Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas trabajando en las zonas rurales, ofreciendo su apoyo para permitirles participar en las negociaciones intergubernamentales y hacer escuchar sus propuestas.

Declaración sobre los derechos de las·os campesinas·os

El 17 de diciembre de 2018, las Naciones Unidas adoptaron la Declaración sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales. Junto con La Vía Campesina, el CETIM se implicó fuertemente en el proceso que condujo a la adopción de esta herramienta indispensable. En particular, ofreció su apoyo a las·os campesinas·os para que pudieran participar en las negociaciones y hacer oír sus propuestas.

La adopción de la Declaración es el resultado de 17 años de lucha por el reconocimiento de los derechos de esta población especialmente vulnerable. Si se respeta y se aplica, este instrumento será útil, no sólo para los campesinos, sino para toda la humanidad.

Un año después de la adopción de esta herramienta indispensable, nueve relatores especiales y expertas·os y cuatro miembras·os de los órganos de tratados de la ONU firmaron una declaración conjunta. Este documento subraya que los agricultores deben participar “en todos los procesos de toma de decisiones que afecten a sus vidas, tierras, recursos y medios de subsistencia” e insta reiteradamente a los Estados a desempeñar un papel clave en la aplicación de la Declaración.

La publicación de este documento es una fuerte señal y una esperanza para el futuro de la Declaración de los Derechos de las·os campesinas·os. Sin embargo, el CETIM y la Vía Campesina siguen abogando por su aplicación. De hecho, el reto continúa a diario.

Libro editado por el CETIM “La Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Campesinos” en versión impresa

Campaña

Acceso a la justicia