Quiénes somos

 

El CETIM se creó en 1970 en Ginebra. Es un centro de estudio, investigación e información sobre los mecanismos que están en el origen del mal desarrollo, y es también un punto de contacto con los movimientos sociales. Reconocido como servicio público, el CETIM es una asociación sin ánimo de lucro.

Una editorial como ninguna otra

Con más de 150 publicaciones en su haber, el CETIM es una editorial que se ocupa de las relaciones Norte-Sur y los temas de desarrollo. Sus trabajos adoptan un punto de vista crítico, serio y original que no siempre es favorecido por los medios de comunicación. Su objetivo es proporcionar al público en general herramientas para entender el mundo y formas de transformarlo.

Una organización activa en la ONU en apoyo de los movimientos sociales

Gracias a su estatus consultivo en el ECOSOC, el CETIM apoya a los movimientos sociales del Sur. Les permite acceder a los mecanismos de protección de los derechos humanos de la ONU y participar en la elaboración de nuevas normas internacionales en este ámbito. También proporciona a sus socios y al público en general información y formación sobre derechos humanos.

Un centro de documentación especializado

El CETIM dispone de un centro de documentación que pone a disposición del público. Más de 3.000 libros y 200 publicaciones periódicas sobre temas como

  • desarrollo
  • el medio ambiente
  • comercio
  • deuda
  • soberanía alimentaria
  • empresas transnacionales
  • derechos humanos…

“No hay un mundo desarrollado y un mundo subdesarrollado, sino un solo mundo subdesarrollado”

Esta convicción – el lema del CETIM – cuestiona el a priori positivo que se atribuye generalmente al modelo de desarrollo occidental. Este “mal desarrollo”, cuyas dimensiones son tanto económicas como sociales y ecológicas, no se limita únicamente a los países “menos desarrollados”. Se extiende a toda la sociedad global. El vertiginoso endeudamiento y el estancamiento socioeconómico que experimentan muchos países del Sur, así como las discrepancias cada vez más flagrantes entre las condiciones de vida y consumo de los ricos y los pobres en todo el planeta, confirman la actualidad de la designación de un único maldesarrollo. De hecho, según las estadísticas y los análisis de diversos organismos de las Naciones Unidas, la pobreza crónica nunca ha afectado a tantas personas en el mundo. Asimismo, las catástrofes ecológicas se multiplican, amenazando la propia supervivencia de la humanidad y del planeta y creando nuevas fuentes potenciales de conflicto. El exceso de armamento es también una cuestión central en el contexto del mal desarrollo.

En una época de “globalización del mundo”, deben desarrollarse nuevas relaciones entre las naciones, los pueblos y los individuos en consonancia con los trastornos provocados por este paradigma económico.

El primer desafío se refiere a la búsqueda de alternativas para la supervivencia y el desarrollo de la mayoría de los países del Sur, frente a un modelo hegemónico cuyos límites económicos son claramente visibles (por ejemplo, la insuficiencia de la producción y la falta de una economía de mercado). Los límites económicos de este modelo (por ejemplo, la insuficiencia de la producción mundial para satisfacer las necesidades económicas y sociales, el círculo vicioso de la deuda para muchos países), los daños sociales (por ejemplo, el desempleo, el desmantelamiento de la seguridad social), los desastres ecológicos (por ejemplo, la deforestación, la contaminación) y los estragos culturales (por ejemplo, la estandarización, el repliegue en la identidad) son claramente visibles. Además, también es preocupante la creciente marginación de ciertas regiones, como el África subsahariana, consideradas no estratégicas por el mundo industrial.

En general, el CETIM hace especial hincapié en la crítica a las instituciones financieras y comerciales internacionales (FMI, BM, OMC), así como en el papel predominante de las multinacionales o transnacionales en la actualidad.

Folleto de presentación CETIM