Denuncian Chevron en el Consejo de derechos humanos por las violaciones de los derechos humanos de indígenas y campesinos del Ecuador

18/06/2015

Comunicado de prensa del CETIM

Una delegación de la Unión de Afectados por las Operaciones de la Petrolera Texaco-Chevron en Ecuador (UDAPT), participó en la 29° sesión del Consejo de Derechos Humanos en junio de 2015 en Ginebra para denunciar la campaña sucia que lleva a cabo la empresa transnacional con el objetivo de criminalizar a las victimas y silenciar a sus defensores.

El caso Chevron se refiere al litigio que mantienen desde mas de 22 años, comunidades indígenas y campesinas en Ecuador en contra de la empresa transnacional Chevron para exigir justicia y reparación por los daños causados en 26 años de explotación petrolera en la Amazonia ecuatoriana.

Chevron contaminó más de 450’000 hectáreas de una de las zonas del planeta más ricas en biodiversidad, destruyendo las condiciones de vida y de subsistencia de sus habitantes, causando la muerte de centenares de personas y un incremento súbito de las tasas de cáncer y otros graves problemas de salud. Se calcula que más de 16 mil millones de galones de aguas tóxicas se vertieron en los ríos, se abrieron 880 fosas de deshechos de hidrocarburos, y se quemaron libremente más de 235 mil millones de pies cúbicos de gas natural.

“esta contaminación no resulto de un accidente”

“Lo peor es que esta contaminación no resulto de un accidente sino del uso intencional de técnicas y tecnologías obsoletas por parte de la petrolera para incrementar sus ganancias” dijo Maria Augenia Garces, representante de la UDAPT, en el evento paralelo “Chevron vs. El pueblo del Ecuador: como una gran empresa transnacional intenta criminalizar a sus victimas y silenciar a sus defensores”, organizado por el CETIM el 16 de junio en el Palais des Nations en Ginebra.

“Este es un ejemplo de que no solo los estados violan los derechos humanos, también lo hacen las empresas, que de manera sistemática y generalizada ejercen mecanismos orientados a desconocer garantías fundamentales a sus trabajadores y a la sociedad en la que se desenvuelven”, dijo Eduardo Toledo, abogado de las victimas en la Corte Penal internacional (CPI), durante el mismo evento paralelo.

A pesar de las sentencias de las Cortes ecuatorianas que condenaron Chevron a pagar 9.500 millones de dólares por ser la causante intencional del peor desastre ambiental de la historia de la humanidad, la petrolera esta negando su responsabilidad y dedica enormes esfuerzos y recursos a desconocer el fallo, perseguir a las víctimas y silenciar a sus defensores. El abogado principal de Chevron dijo publicamente en mayo de 2009 que iban a “pelear hasta que se congela el infierno y entonces [seguiran] peleando sobre el hielo”

La delegación realizo una declaración oral en el plenario del Consejo de derechos humanos para denunciar la campaña sistemática de ataque mediático, judicial, económico y científico en contra de los afectados y sus defensores que lleva a cabo Chevron por siete años consecutivos para lograr impunidad y no cumplir con la orden judicial

“Chevron contrató alrededor de 60 firmas y 2.000 abogados, agencias de relaciones públicas y lobistas para desarrollar su estrategia, la cual se basa en buena parte en intimidar y amedrentar hasta lograr silenciar a toda persona que intente alzar su voz en apoyo de las comunidades afectadas”, explico Maria Eugenia Garces.

Se presentaron los casos de intimidación, persecución y judicialización que han sufrido los afectados, periodistas, colaboradores, abogados, activistas, ciudadanos independientes y aún inversionistas que han pedido a la petrolera tratar con responsabilidad el caso.

“Los delitos contra los derechos humanos son posibles cuando se los ejecutan entre las sombras y quedan en las sombras. Callar a las víctimas para que no se sepa que existen, es una de las formas de evitar la condena pública y tener que responsabilizarse por los actos en contra de ellas”, sostuvo Maria Eugenia Garces.

“convertir a las víctimas en criminales”

Eduardo Toledo destaco “la puesta en escena de una campaña judicial en Estados Unidos y en los países a los que recurren los demandantes, para calificar de fraude la sentencia ecuatoriana y convertir a las víctimas en criminales y en inocente a la petrolera, sólo con el fin de alejar temporalmente el resultado al que tarde o temprano llegaremos: la reparación de los territorios ecuatorianos”.

En febrero del 2011, Chevron presentó una demanda en una Corte de Nueva York acusando a los demandantes ecuatorianos y sus colaboradores de extorsión. En la sentencia emitida se considera que la sentencia contra Chevron en Ecuador es producto de fraude y que las campañas publicitarias, la creación de páginas web, blogs y la realización de pedidos a oficiales del gobierno por parte de las ONG, podían ser parte de una extorsión criminal de estas. Esta sentencia fue apelada el 2 de julio de 2014 pero ya tuvo consecuencias adversas para las victimas y sus defensores: criminalizarlos, deprivarlos de apoyos financieros y arrojar la sospecha sobre su integridad y credibilidad.

Frente a esas evidencias de las violaciones de derechos humanos cometidas por Chevron, se ha solicitado la intervención urgente del Consejo de derechos humanos y de sus procedimientos especiales para que cesen esos ataques en contra de las victimas y sus defensores, y se cumpla con la sentencia de las cortes ecuatorianas.

Para mayor información sobre este caso ver las declaraciones escritas presentadas por el CETIM al Consejo de derechos humanos en junio de 2014 (aquí) y en junio de 2015 (aquí).

Categories Casos Comunicados de prensa Derechos humanos Empresas transnacionales
Tags Chevron Ecuador Libertad de expresion UDAPT