Bienestar para la Empresa PERENCO y represión para las comunidades de Petén

11/11/2012
Session 21Consejo de derechos humanos

Tema 4. Declaración oral presentada por el CETIM.



Acceder a la declaración en PDF

Señora Presidenta,
Hablo en nombre de las comunidades de San Andrés y La Libertad, departamento de Petén, Guatemala.

Las comunidades de los municipios de San Andrés y La Libertad departamento de Petén, Guatemala hemos solicitado en repetidas ocasiones a las autoridades del Estado de Guatemala que se lleve a cabo una investigación imparcial sobre las violaciones a los derechos humanos de que somos objeto en dicho departamento. Sin embargo, las autoridades no responden.

La vida en dichas comunidades continúa siendo sumamente difícil para todas las personas, ya que el Estado nos califica como “invasores” de una zona protegida, nos acusa de ser narcotraficantes, nos niega el derecho de acceso a la tierra y en lugar de investigar las violaciones, “criminaliza” a nuestros dirigentes acusándolos de “atentar contra las instituciones del Estado”.

Desde el año 2009 hemos sufrido varios desalojos violentos y las personas que han sido desalojadas de sus tierras han quedado sin vivienda, sin alimentación, sin acceso al agua y en condiciones infrahumanas. Lamentablemente, hay amenazas de nuevos desalojos violentos.

Nuestras comunidades sufren de una remilitarización ilegal y del año 2009 para la actualidad, han aumentado de cuatro a once destacamentos militares. Los destacamentos militares nos impiden el paso de láminas, artículos para las viviendas y todo aquello que signifique mejorar nuestras vidas. El Estado de Guatemala en lugar de protegernos, nos persigue.

Las autoridades están llevando a cabo estas prácticas violatorias, para beneficiar a diferentes transnacionales como la empresa petrolera francesa PERENCO e implementar diferentes megaproyectos en la zona. Estamos convencidos que el Estado tiene como prioridad el desarrollo y crecimiento económico de las empresas y no el bienestar y el derecho a una vida digna de la población.
Muchas gracias Señor Presidenta.

Ginebra, 17 septiembre 2012


Categories Declaraciones Derechos de los campesinos Derechos humanos
Tags